Diálogo entre arquitectos, desarrolladores y sector público en Guatemala


El tema de movilidad urbana es constante en reuniones de trabajo, porque somos arquitectos y sabemos que de alguna u otra forma tenemos una responsabilidad al momento de diseñar un nuevo proyecto: estaremos agregando a la densidad inmobiliaria y diseñar teniendo al usuario como fin último, sin dejar a un lado los requerimientos del cliente.

Un reto constante es cumplir con el wishlist del desarrollador que piensa en términos de edificabilidad, rentabilidad, aprovechamiento del terreno y retorno de inversión, entre otros aspectos. Y otro reto en paralelo es aportar con un diseño interesante que contribuya a una mejor ciudad, más funcional para el ser humano, más facil de habitar y transitar.

Este fue el tema que abordamos hace un par de semanas en un programa de radio, donde dialogamos con Juan Carlos Salazar, un reconocido consultor en desarrollo inmobiliario y con Quique Godoy, especialista en ciudades, abordando el tema de cómo desde nuestra postura profesional podemos mejorar la movilidad de las personas, de cómo los arquitectos debieran tener en su listado de prioridades contribuir al entorno urbano, y de cómo los desarrolladores deben estar abiertos a escuchar soluciones de diseño que quizás en un momento puedan parecer descabelladas, pero que funcionan muy bien al momento de integrarse a la ciudad. 

Un ejemplo claro de estas soluciones, son los incentivos municipales tales como el de transparencia, al cual se puede aplicar para generar mayor edificabilidad, integrando las construcciones al contexto urbano. Algunos de los proyectos que hemos diseñado aplicando a este incentivo son Torre 360, Condado La Villa, Ágora 1501, Nordic, LIV y otros en camino que tienen el elemento en común de un lobby completamente transparente, que algunas veces no es aceptado por los diseñadores argumentando que un lobby de vidrio corre el peligro de ser asaltado más fácilmente. Sin embargo está comprobado que cuando existe una conexión visual del interior hacia el exterior se logra mayor control sobre el espacio público.